Abundancia


Otra promesa de Dios es que la prosperidad y las riquezas habitarán en tu casa. Sé que algunos preferirían que el versículo dijera que la prosperidad y las riquezas habitarán en el corazón de la persona en lugar de su casa. Son esas personas las que no pueden aceptar el hecho de que la abundancia es parte de la promesa de Dios para sus vidas.

Uno de mis amigos tuvo una conversación con un pastor que criticaba esta forma de pensar, pero por otro lado no dejaba de mencionar cuánto su iglesia necesitaba a un pastor de jóvenes, al cual no podían contratar por falta de fondos. La verdad es que sin dinero, es difícil (como ministerio, negocio o familia) cumplir los sueños del Reino de Dios que tienes en tu corazón.

Algunos cristianos luchan con la idea de ser bendecidos porque creen que la prosperidad y la codicia son la misma cosa, pero no es así. A nuestro Padre Celestial, al igual que todo padre amoroso, no le molesta que sus hijos sean bendecidos económicamente. Pero debes tener en mente que la prosperidad y las riquezas abarcan tan solo un aspecto de una vida abundante – la cual va mucho más allá que los bienes materiales. Juan escribió: “Amado, ruego que seas prosperado en todo así como prospera tu alma, y que tengas buena salud” (3 Juan 1:2 LBLA)

Una persona verdaderamente próspera desea la plenitud de Dios en todas las áreas de su vida y entiende que Dios quiere bendecirla para que pueda también bendecir a otros. Como dijo Jesús en Juan 10:10. “ El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia” (NVI)

TU VIDA DIARIA 

Dios quiere que prosperes en todas las áreas de tu vida, tanto física como espiritualmente. Él se alegra al bendecirte porque de la abundancia de Su vida que fluye a través de ti, ¡puedes también bendecir a otros! Recibe hoy esa verdad en tu vida.

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.