La Vida es Fragil


Hay una calcomanía en el parachoques que dice “La vida es frágil, manéjala con oración” . Aunque nunca he sido un gran fanático de las calcomanías para los parachoques con dichos cursis o palabras de sabiduría, todavía hay algo tan profundo acerca de la verdad inamovible que contiene esta frase en particular…

Los desastres naturales nos ha despertado una vez más a la fragilidad de la vida, el poder de un día y la incertidumbre de estos tiempos en los que vivimos. Nuestros corazones se han estirado y roto continuamente mientras vemos que la Tierra a nuestro alrededor responde con gran poder y destrucción. El terremoto más reciente y el posterior tsunami han matado a cientos, han arruinado pueblos enteros, miles están desaparecidos y las secuelas y las consecuencias de este desastre natural aún se manifiestan ante nuestros propios ojos.

El Salmo 90.12 dice: “Enséñanos a darnos cuenta de la brevedad de la vida, para que podamos crecer en sabiduría”. (NTV)

Oro para que en días de gran tragedia como este, Dios nos enseñe a vivir con conciencia. Que miraríamos a nuestro alrededor y viviríamos la vida con un sentido de urgencia y un sentido de propósito. Es mi esperanza que en medio de tanta devastación e incertidumbre, no pase un día sin que dirijamos nuestra mirada al cielo y oremos por los perdidos, por los heridos y por una humanidad quebrantada. Que siempre nos demos cuenta de que esta vida es un regalo y que la usemos para continuar creciendo en sabiduría y conocimiento de quién es Él y qué es lo que Él nos ha llamado a hacer con nuestro tiempo aquí en la tierra. Dios es Dios, Dios es bueno, todavía habla, todavía se mueve y todavía hace milagros… y quiero que mi vida, mi creencia y mis oraciones en momentos como estos lo reflejen.

Con tantos desastres naturales destructivos en nuestra región este año y el mundo, es fácil para nuestros ojos pasar rápidamente de luigares que sufrieron desastres naturales. Pero recordemos continuar orando y apoyando a las personas y líderes en cada una de estas regiones, sabiendo que Dios es inmensamente capaz.

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *