Protección


Protección

El respeto te protegerá de los ataques inesperados de tus adversarios. Por siglos, una de las estrategias de Satanás ha sido destruir la credibilidad de los cristianos y disminuir la reputación de la Iglesia.

Perder tu credibilidad puede volverte ineficiente, porque al perderla también pierdes la autoridad, la bendición y la posición de influencia que hayas ganado. Tener integridad, rectitud y respeto es una gran protección en contra de las armas de tu enemigo, el diablo. La promesa en la Palabra de Dios es:

“Ningún arma forjada contra ti prosperará,
y condenarás toda lengua que se alce contra ti en juicio.
Esta es la herencia de los siervos del Señor” (Isaías 54:17 LBLA)

 Armas podrán ser forjadas en tu contra, pero definitivamente no tendrán éxito, a no ser que hagas de ti mismo un blanco fácil. La Biblia nos instruye claramente: “No le den ninguna oportunidad al diablo para que los derrote” (Efesios 4:27 PDT)

Al no darle ninguna oportunidad, ninguna ventaja y ningún permiso al enemigo para moverse en tu vida, logras frustrar sus intentos de robar la bendición de Dios para tu vida.

Para ser un buen jugador de tenis, debes saber cómo cortar los ángulos, haciendo que al oponente le sea difícil lanzar un tiro exitoso. Es así como puedes contraatacar las estrategias del enemigo – corta los ángulos y no seas ignorante de sus planes. Satanás nunca jugará limpio. Si hay asuntos en tu vida que le dan lugar para moverse, enfréntalos. Si no lo haces, le estás dando oportunidad para usarlos en tu contra.  Tú puedes cerrarle la puerta y proteger tu matrimonio, emociones, salud y finanzas cuando vives según los principios de Dios.

 

TU VIDA DIARIA

La clave para protegerte del enemigo es vivir de acuerdo a los principios de Dios – en relación con Dios y empoderado por la gracia de Dios. ¿Qué áreas de tu vida puede que le estén dando una oportunidad al enemigo? Trae esas áreas delante del Señor en oración, realiza los cambios necesarios hoy y protege cada área de tu vida operando según la Palabra de Dios.

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.